Como venimos notando en los últimos años, la sensibilidad ciudadana en relación al cambio climático y sus efectos cada vez se hace más patente. Desde este blog tenemos la intención de acercarte una noticia que puede resultar de tu interés ya que pone en tus manos la capacidad de tomar una decisión que puede afectar positivamente al medio ambiente. Aunque pienses como yo que los causantes del cambio climático básicamente son las grandes empresas, debes saber que tú también tienes la posibilidad de mejorar la situación en la que nos encontramos inmersos. La mejor manera de hacerlo es empezando por lo que está en tu mano, sobre lo que tengas el control, en este caso quiero comentarte sobre tu propia casa. Como sabrás desde el año 2013 para todas las transacciones de venta o alquiler de inmueble es obligatorio ofrecer al nuevo propietario o inquilino el certificado de eficiencia energética del hogar. Dicho certificado asigna una nota de la “A” (mejor nota) a la letra “G” (peor) en función de la energía consumida y las emisiones realizadas por un inmueble en un período de tiempo. En la actualidad, se estima que el 50% del parque inmobiliario de España tiene asignada la letra “D”, mientras que otro 35% ha sido evaluado con la “E” o “F”. Éste cálculo de emisiones y consumo energético se centra en el análisis de la envolvente térmica y de los sistemas de calefacción del inmueble.

Por otro lado, se ha conocido recientemente que el Gobierno de España ha decidido adoptar la medida de bonificar hasta un 20% el valor del Impuesto de Bienes Inmuebles a partir del año 2016 para aquellas propiedades que tengan una calificación de “A” en el certificado de eficiencia energética y el porcentaje de descuento disminuye hasta el 4% para una valoración de “E”.Pero no solo debes pensar en la bonificación que se puede desprender de dicho impuesto, tienes que valorar que por ejemplo pasar de un valor “F” a un “D” es prácticamente minimizar en un 50% el impacto negativo por emisiones que tu hogar realiza anualmente.

Diferentes análisis han demostrado que el impacto económico en una reforma de tu hogar para mejorar la envolvente térmica o los sistemas de calefacción, cuando se tiene previsto realizar una reforma, son ínfimos. Es por eso que desde aquí queremos recomendarte que si estás pensando realizar una reforma, consultes a profesionales de calidad y con amplia experiencia sobre cómo mejorar las emisiones de tu hogar. Estudiando el caso juntos, podrás valorar no sólo la rentabilidad económica que puede causarte a medio y largo plazo (por disminución en la factura de electricidad y de gas o la bonificación anteriormente mencionada), sino que además podrás sentirte reconfortado sabiendo que haces todo lo que está en tu mano para mejorar el medio ambiente.

Imagen: freepik.es por stockvault